El Cáncer, la Muerte y el Laberinto de Emociones

Hola!

Una disculpa por no haber escrito antes, pero mi vida ha sido de unos meses para acá, como subirte a una rueda de la fortuna, solo que sin fortuna!

Toda mi familia estuvimos inmersos en la enfermedad de mi padre, quien hace casi 2 meses falleció víctima de cáncer de próstata con metástasis en los huesos. Dentro de todo lo mas terrible que es tener a un familiar con cáncer y vivir sus dolores, sus frustraciones, sus ganas de vivir, sus ilusiones por curarse, yo en lo personal tuve momentos que ODIÉ la enfermedad y la maldije muchísimas veces; sin embargo hoy viéndo las cosas desde otra perspectiva le doy gracias a Dios que mi padre murió por ésa enfermedad y no por una en la cual no nos hubiera dado el tiempo para poderlo disfrutar y poderle devolver todo el cariño, amor y atenciones que él siempre nos dio. Hoy le agradezco a Dios que nos haya dejado a mi padre estos años y hayamos podido convivir con él en sus momentos buenos, malos, dolorosos, maravillosos, momentos de sufrimiento y difíciles, pero también momentos mucho muy especiales y de crecimiento para toda la familia.

Abrazo de Amor

Fué justo en marzo de hace 5 años cuando apenas Dios me regalaba por primera vez la bendición de ser abuela, cuando nos enteramos que mi padre padecía cáncer de próstata. Recuerdo que apenas mi hija salía del hospital cuando mis hermanos, mi madre y yo, nos enfilamos junto con mi padre rumbo a Estados Unidos para que mi papá se atendiera su enfermedad. Fueron momentos de emociones alteradas, que brincaban desde la felicidad mas bella al verme reflejada en una nieta y ver mi descendencia realizarse, hasta ver el miedo y sentirme perdida dentro de una situación desconocida. “CÁNCER”, una palabra que hasta da miedo pronunciar.

En esa fecha se tomó la decisión de operarlo y removerle el tumor, aparentemente todo salía bien hasta ese momento, sin embargo la noticia de patología no era del todo lo que nos hubiera gustado escuchar. Mi padre tenía un tipo de cáncer llamado “Gleason” en grado 8 cuando lo descubrieron, sin embargo y muy a pesar de todos fue incrementándose lentamente. La escala de Gleason es un sistema que se emplea para medir el grado de agresividad de un cáncer, basándose en la observación al microscopio de las características que presentan las células de la muestra obtenida en una biopsia del órgano. Escala de Gleason entre 8 y 10, es un cáncer de alta agresividad, y con peor pronóstico. El nombre de “Gleason” deviene del patólogo Donald Gleason, quien fue el que hizo el descubrimiento de este tipo de cáncer.

Los meses pasaban y mi papa se sometía a todo tipo de tratamientos, siempre luchando, siempre con una actitud positiva que nos alentaba a apoyarlo día a día. Mi padre quería vivir y mucho tiempo!! El quería seguir disfrutando la vida como lo había venido haciendo, jugando golf, dominó, disfrutar a sus hijos, sus nietos, sus bisnietos, sus amigos, etc. Mi padre se hizo ABSOLUTAMENTE TODO lo que su médico Dr. Naveen Kella le decía se hiciera. Afortunadamente desde un principio fuimos atendido por este excelente médico, quien reside en San Antonio, Texas, y nos apoyó en todo momento, siendo un médico con una calidad humana que no es usual encontrar médicos así en Estados Unidos.

Dr. Kella es un medico urólogo con especialidad en Próstata, especialista en robótica, pionero en el estado de Texas en esta especialidad y está reconocido como uno de los 10 mejores en Estados Unidos. Pero independientemente de sus extraordinarias credenciales médicas, Dr. Kella es un médico que trata a sus pacientes como seres humanos, con humildad, con sencillez, pero sobre todo con dignidad. Estamos y estaremos profundamente agradecidos con el por el resto de nuestros días. “Thanks Dr. Kella”

Así pasaron los meses y los años, íbamos y veníamos a San Antonio  con mis padres cada 2 meses a su chequeo con estricta regularidad. Unas veces íbamos mi hermana y yo juntas y en otras ocasiones uno de mis hermanos con su esposa y así nos turnábamos para no dejar solos a mis padres. Cada viaje a San Antonio, no perdíamos la oportunidad de platicar y convivir con mi padre. Los viajes resultaron ser el punto de unión entre nosotros y eso nos permitía pasar mas tiempo con mi papa. Resultó que sin haberlo planeado, su enfermedad nos permitió volver a convivir con mi padre, quien por años se dedicó a trabajar, y en sus tiempos libres, a jugar golf  y dominó con sus amigos.

Las convivencias eran mas y mejores. Todos disfrutábamos estar con mi papa ya que siempre se caracterizó de ser un hombre con un sentido del humor ligero y ameno. Durante los primeros años de su enfermedad, la verdad es que todos estábamos muy optimistas. Pensábamos que con la actitud tan positiva de mi padre frente a tan tremenda enfermedad y aunado a la maravilla de la tecnología y de la ciencia con tanto medicamento nuevo que salía, mi padre iba a salir adelante y se iba a curar. Pero lamentablemente pasaba el tiempo y en lugar de que el cáncer se detuviera, el cáncer avanzaba y ni el Dr. ni lo medicamentos, ni nada ni nadie podíamos hacer nada al respecto.

Ya al final de su enfermedad, aproximadamente unos meses antes de su partida, recuerdo ciertos momentos de dolor de mi papa, en donde en ocasiones lo vimos hasta llegar al llanto del dolor tan fuerte que tenía, sobre todo en la pierna derecha que fue lo que mas le molestaba en su recta final. Recuerdo que  en mi interior le pedía a Dios que por favor le quitara esos dolores DE LA FORMA QUE FUERA!! No me importaba!! Solo quería que su dolor se apagara! Era un debatirme conmigo misma sobre no querer ver sufrir a mi padre y por otro lado no querer que se fuera de este mundo. Verdaderamente me vi envuelta en un laberinto de emociones que por las noches y buscaba estar a solas para llorar y pedirle a Dios perdón por pedir lo imposible, “UN MILAGRO”.

Todo este proceso doloroso que es tener a tu ser querido enfermo, nos lleva a debatirnos con nosotros mismos en nuestras emociones. Pasamos desde la negación al enojo, angustia, tristeza, impotencia, dolor, miedo, etc, pero hoy puedo decir que a pesar de que siempre extrañaremos a mi padre, hemos llegado a la resignación con paz.

Hace 5 años cuando comenzamos este vía crucis con mi padre, pensé que haber sido abuela había sido el regalo mas grande que Dios me había dado y ¡oh! error en el que estaba!! El regalo mas hermoso que he recibido por parte de Dios es el que me haya permitido estar con mi padre hasta el último momento de su paso por esta vida. Es algo que nunca lo vamos a olvidar y lo recordaremos con muchísimo amor.

 

Ese domingo 25 de mayo que mi padre partió, Alberto, quien fue su enfermero y fiel ayudante durante sus últimos meses, nos avisó que su respiración estaba muy espaciada y que su frecuencia cardiaca cada vez era mas lenta. Toda la familia; mi madre, mis hermanos, mis cuñados y esposo, y todos los nietos, nos colocamos alrededor de su cama y sin que nadie dijera ni una sola palabra nos agarramos de la mano haciendo un círculo alrededor de él. Unos llorábamos y en silencio mil cosas pasaban por nuestras mentes; otros oraban en silencio también con lágrimas que rodaban los rostros. El final se acercaba y era inevitable.

Entre lágrimas y sollozos que desaparecieron repentinamente, no sé de donde llegó el valor para decirle a mi padre al oído lo que ya nos habían dicho se dice en esos momentos y le dije: “Papi, ve la luz, déjate ir. Vete en paz……, Dios llegó por ti; hiciste un excelente trabajo como padre, como hijo, como hermano, como abuelo y como esposo. Fuiste exitoso en todo lo que hiciste. Vé con Dios papi, que El te está esperando, nosotros vamos a estar bien.” En ese momento mi madre se estremece y me pide que por favor me detenga con mis palabras. Así que eso hice. Se volvió a hacer silencio y mi madre comenzó besarlo en la frente y a decirle lo mucho que lo quería y amaba, lo feliz que la había hecho y el amor infinito que siempre le iba a tener. En ese momento entró el sacerdote, nuestro amigo el Padre Noel Lozano, quien en todo momento estuvo con toda la familia pero sobre todo con mi padre ayudándole a reforzar su fe.  El sacerdote, al ver que todos estábamos alrededor de mi padre en silencio, llorando y orando, se incorporó con nosotros y en silencio oró.

A las 8:30 pm en paz y rodeado de toda la familia, mi padre partió a la vida eterna, donde no hay dolor, donde no hay sufrimiento y donde reina la paz.

Todo esto que vivimos, “el cáncer, la muerte y los laberintos emocionales” de esta enfermedad, nos ha unido como familia, nos ha hecho valorar lo que tenemos como familia y ver lo que mi padre tanto nos enseñó; “a estar juntos siempre por que la familia es incondicional”.

Descansa en Paz papi, que nosotros estamos y estaremos bien.

Te Amo!

Hasta Siempre

 

 

Iusacell el peor sistema de telefonía celular

Image

Desde el mes de mayo del año en curso, me cancelaron (sin previo aviso) una línea de teléfono que tenía contratada en iusacell desde hacía casi 2 años. Después de 6 meses de muchísimas llamadas, visitas a centros de servicio Iusacell, a centros de atención a cliente, etc., aparentemente la línea acaba de funcionar ayer, sin embargo bajo amenazas me hicieron pagar una línea que no usé por espacio de 6 meses para poderla conectar. 

Aqui la historia de IUSACELL, EL PEOR SISTEMA DE TELEFONÍA CELULAR.

Esta carta la mandé el 9 de octubre a dirección de Iusacell.

 

A quien corresponda:

Por medio de la presente quiero hacer extensiva esta queja que vengo cargando con ella desde el mes de mayo del año en curso.
 
Este es el historial.-
En el mes de diciembre del año 2011 fui a la sucursal IUSACELL de Humberto Lobo a comprar 3 líneas telefónicas. La línea 8145931854, 8113130382 y 8114140379, teniendo como cuenta el número 1.3908332
Recién activadas las líneas en el mes de diciembre, la línea 8145931854 (que es la línea a la que me voy a referir como línea afetctada en todo este correo) comenzó mal. Comencé a recibir llamadas a todas horas del día buscando a una persona de nombre ARMANDO. Fue desesperante la situación ya que era evidente que el número le había correspondido a alguien mas antes que a mi, pero insistentemente llamaban hasta que después de 2 meses se dieron cuenta que el teléfono ya no correspondía a la persona que estaban buscando.
Pasa el tiempo y en el mes de mayo de este año, simplemente dejé de tener servicio. Llamé por teléfono a atención a clientes de mi línea afectada y me dijeron que la línea había sido desconectada y que había que ir a una sucursal para recibir servicio técnico. Así lo hice y fue la primera visita de mas de 30 que he tenido en los últimos 6 meses. En esa visita me comentaron que la línea no estaba asignada y que no sabían lo que había pasado. Lamentablemente no tomé nota de quien me atendió ése día pero fue en la sucursal de Humberto Lobo. Ahí me pidieron que les diera 24 horas para evaluar la situación y que me tendrían respuesta al día siguiente. 
Así lo hice, regresé al día siguiente y la persona que me había atendido no estaba ése día y me atendió otra persona. QUIERO ACLARAR, QUE LAS PERSONAS QUE ME HAN ATENDIDO, SIEMPRE SE HAN MOSTRADO AMABLES CON MI PERSONA. La respuesta ese día fue que me iban a restablecer el servicio de inmediato y que me podía ir tranquila, que iba a tener servicio en una hora. Yo al día siguiente salía yo de viaje y asumí que lo que me estaban respondiendo sería verdad y para mi sorpresa cuando regreso de viaje me doy cuenta de que el teléfono seguía sin funcionar.
Mi asombro y mi molestia se fueron acumulando. Hice llamadas al servicio a clientes, les platicaba mi situación, me decían lo mismo de que la línea no aparecía, etc, etc. Se mandó una carta de la oficina de mi marido que al día de hoy no sé ni quien se quedó con ella.
 
Para hacer la historia de 6 meses mas breve, resumo lo que ha pasado en los últimos 2 meses.
Fuí a Iusacell Gómez Morín el 4 de agosto y fui atendida por una señorita que me restableció la línea en media hora. Mi teléfono funcionó ese día lo que me tardé en llegar de mi casa al aeropuerto, pues dejé de tener servicio ese mismo día. La asistente de mi marido, llamó desesperada en múltiples ocasiones recibiendo la respuesta de que “la línea estaba cancelada” y nosotros siempre con la pregunta ¿por que está cancelada si nadie la canceló?
Regreso de mi viaje, vuelvo a llamar y me piden vuelva a ir a una sucursal pues no me podían dar informes, así que vuelvo a ir a IUSACELL Humberto Lobo y ahora sí anoté todo.
Me atendió Guillermo Baquera, quien después de darse cuenta de que mi línea no le aparecía en el sistema le llamó a alguien de su celular. Le contestó una mujer (no supe su nombre) pero lo que si sé es que me acusó de haberme robado la línea pues le dijo que la línea no existía y que era imposible que yo tuviera esa queja a lo que el le contestó que la línea NO era ROBADA, que yo traía el teléfono en mis manos y que además estaba presentando mi identificación. 
COMENTO ESTO PARA QUE QUEDE ESCRITO EL ACUSO DEL QUE FUÍ VÍCTIMA ¿quien puede pensar que alguien en su sano juicio se puede presentar a las sucursales de IUSACELL alegando la falta de servicio de un teléfono si se lo robo? En fin, ese día se me dió un número de folio (SR 888489) y me dijo Guillermo Baquera que el asunto iba a quedar resuelto en 72 horas y que le llamara a su número celular 811-414-3487 pasando las 72 horas. Así que me regresé a la casa y le llamé muchísimas veces a lo cual nunca me contestó la llamada. Inclusive le dejé varios mensajes en su buzón. Por tal motivo le dí el número de celular a la asistente de mi marido que me hizo el favor de llamarle un sin fin de veces, hasta que finalmente contestó la llamada. Le dijo que el problema era que se tenía que pagar el teléfono por que ya se había pasado a cobranza y que con eso se restablecía la línea que por que la línea presentaba un adeudo de 2 meses. (cabe mencionar que el teléfono se dejó de pagar en el mes de julio por OBVIAS RAZONES, 1.- no tenía línea telefónica, 2.- no aparecía la línea como existente, 3.- los cobros siempre se hicieron en automático a una tarjeta de crédito y se dejaron de hacer de un día para otro, 4.- por que pagar un teléfono que no tenía servicio osea no tenía consumos) 
 
Llamé a atención a clientes varias veces atendiendo a mis llamadas múltiples personas, entre ellas Victor Gil y Manuel Cruz (de las que tengo anotadas)
 
Finalmente el 27 de septiembre yo estando de viaje, la asistente de mi marido hace contacto con Aarón Trejo de servicio a cliente y le dice lo siguiente:
“La línea tiene que ser liquidada por que tiene cargos pendientes y esa es la razón por la cual no se activa la línea y si no se paga la línea van a pasar a Buró de Crédito la cuenta y se procederá a la cancelación de las otras líneas telefónicas” HAGANME EL FAVOR!!! Con tal amenaza no había manera de no pagar! ¿como que me iban a cancelar las otras líneas? ¿por que me van a pasar a Buró de Crédito por no pagar un teléfono que no tengo servicio? ¿por que?!
Total ese mismo día “bajo amenaza” Aarón Trejo pasa la llamada a cobranza y transfieren la llamada con Isis Villaseñor y se realiza el pago por la cantidad de $3,968.70 a la tarjeta de crédito Banamex de mi marido con el número de aprobación 014634 con la confianza de que la línea iba a ser reactivada en el momento de realizar el pago ya que así fue lo que dijeron. Se transfiere la llamada de nuevo a servicio al cliente para solicitar la reactivación del servicio de la línea afectada y ahora contesta la llamada Uriel Ramírez, quien dice que el no puede registrar el cargo automático hasta que el dueño de la línea llame por teléfono o se presente físicamente en una sucursal. En ese momento se recomienda apagar el teléfono por completo.
 
Regreso a IUSACELL Humberto Lobo y me atiende Luis Galindo con número celular 811-421-0679. Le explico toda la historia y me vuelve a dar otro numero de folio y me dice que me espere ahora 24 horas y me pide algún número de celular para contactarse conmigo y darme una respuesta, ya que yo me reservaba el pagar algo por lo cual no estaba recibiendo un servicio. Pasan los días y Luis Galindo jamás se reportó conmigo. Le llamé varias veces y jamás me contestó la llamada.
 
Decido ir a IUSACELL Gómez Morín ayer martes 8 de octubre, me atiende el gerente de la tienda de nombre Gerardo. Le platico toooooooda la historia. Se mete a la computadora y se dá cuenta que el la línea afectada NO EXISTE en el sistema. Hace una llamada a una mujer y comienza la travesía de nuevo. Aparentemente la señorita a la que le llamó por teléfono, estaba enterada del caso mas no estaba enterada de que la línea ya había sido liquidada, una línea que no tiene uso y además no existe ES UN ABSURDO.
En fin, Gerardo el gerente de sucursal Gómez Morín, me dice que la línea quedará habilitada en 24 horas (LO MISMO DE SIEMPRE)
Hoy 9 de octubre, regreso a la sucursal Gómez Morín, me atiende un muchacho de nombre Cornelio y Gerardo el gerente estuvo al pendiente de todo. Se meten al sistema y resulta que la línea afectada SIGUE EN LAS MISMAS CONDICIONES. Me piden que me espere media hora que por que la persona en México le pidió media hora para resolver el asunto y estuve de 4:30 pm a 7:30 pm y no pudieron resolver el asunto.
 
PREGUNTA: ¿que es lo que no pueden resolver? ¿que líos traen en su sistema? ¿por que me hacen pagar algo que no uso? y además ¿por que tengo que pagar el problema de ustedes? ¿no creen que 6 meses de no tener línea telefónica es suficiente? y además tengo que pagar por eso?
 
Ya no me interesa recuperar la línea. SON UN FRACASO!
Yo tengo la conciencia tranquila, hice lo que pude y hasta de más! o creen que 6 meses de estar sin teléfono, de estar yendo a sus sucursales, de hacer llamadas por teléfono interminables a atención a clientes no son suficientes??? La realidad es que agotaron mi paciencia, LÁSTIMA!
 
Quiero saber que van a hacer y como van a proceder.
Quiero ver como resuelven esto y de que manera van a compensar el daño ocasionado a mi persona y el tiempo que le he invertido a este problema que NO ES MIO, pero lo padezco por culpa de ustedes.
 
Espero su pronta respuesta.
Thelma Garza
 
El lunes pasado me devolvieron la línea. Me hicieron pagar 3968.70 de un servicio que no he usado para activarme el teléfono y me dijeron que iban a ver que me reembolsaban y que me avisaban en 24 horas. La fecha ya se venció, nadie me ha llamado y no me han reembolsado nada.
¿Creen justo esto?