Tratando de Vivir Saludablemente

Hace casi dos años, cuando en una etapa de la enfermedad de mi padre (cáncer de próstata con metástasis en los huesos) tuvo una crisis de desnutrición y decidí investigar sobre lo que NO debía comer y lo que SI debía comer para tratar de ayudarle a mejorar su calidad de vida. Por su educación y su edad, el 95% de su comida estaba basada en proteína animal; carne roja, huevos, además de mucha harina y azúcares. En ese entonces me meto al internet y comienzo a investigar sobre la alimentación. Créanme que antes de este suceso yo comía de todo, Coca Light, harinas, tortillas, azúcares, pasteles, galletas, Uff! cosas deliciosamente terribles para nuestra buena y sana alimentación, pero deliciosas al paladar y a la facilidad de adquirirlos en cualquier tienda.

No recuerdo exactamente como fue, pero en ese momento el destino me puso frente a una amiga que resultó acababa de recibirse de “Health Coach” en el Institute for Integrative Nutrition en la ciudad de Nueva York. Fue a ella y gracias a ella que me hizo abrir los ojos acerca de lo importante que es la buena y sana alimentación.

Me puso a llenar un cuestionario y así comenzó mi travesía frente al mundo de la conciencia de estar saludable.

Sin embargo, he de recordarles que mi objetivo inicial no era yo, sino mi padre quien como les comenté estaba pasando una fuerte crisis de desnutrición y al cual yo quería ayudar.  Pero cuando le expliqué a mi padre lo que debía que hacer, lo que tenía que dejar de comer, él se rehusaba a hacerlo, ya que teniendo casi 75 años, el estaba acostumbrado a su alimentación, pero para mí era frustrante ver que lo que comía no le estaba nutriendo, simplemente lo alimentaba y saciaba su hambre, pero no se nutría.

En fin, al ver que no podía hacer mucho con el, decidí hacer algo por mi. Así que poco a poco me llevó de la mano y comencé dejando de comer carne roja y a añadir a mi vida mas verdura verde, jugos, licuados de frutas y verduras, dejé las harinas, eventualmente el azúcar, pero lo mas difícil de todo fue dejar la coca light. ¡que impresionante pero así fue!! La coca light fue lo más dificil de dejar. No voy a decir que ya nunca tomo coca light, ya que si tomo de vez en cuando, casi puedo decir que me tomo unas 3 cocas light a la semana o hay veces que ninguna. Vaya, se me quitó la ansiedad de tomar la coca light por completo y ahora la tomo únicamente cuando me tomo un tequila como “chaser“.

Todo este tema sale, por que hace unos días fuimos al Rancho de la familia que se encuentra en el estado de Durango, justo en la sierra. Ahí se ha comenzado a sembrar tomate bola, tomate guaje, tomate verde, calabaza, chile poblano, chile serrano, chile jalapeño, lechuga, repollo, acelga, zanahoria, huevos, leche, nata y TODO ORGÁNICO! Además estamos a punto de comenzar a sembrar muchas cosas mas con la finalidad de vivir de una forma sana.

IMG_0466

Esta es una es la pizca de la semana pasada en el Rancho El Durangueño.

He comprobado a través del tiempo, que la verdura orgánica sabe distinta a la verdura regular. Por ejemplo, la lechuga es mas crujiente, la acelga tiene mas sabor, la zanahoria es mas dulce, el repollo tiene mas sabor, la calabaza es mas tierna, etc.

Estamos felices de no solamente comerla, sino tener la oportunidad de nosotros mismos con nuestras manos sacarla de la tierra, limpiarla y tener ese contacto con la naturaleza.

Los invito a vivir una vida mas sana. No es fácil hacerlo pero tampoco es lo más difícil del mundo y sí vale la pena. Ahora, tampoco considero que uno deba vivir azotados comiendo solamente comida orgánica pues además es muy caro, pero si tratando de comer lo mas sano que se pueda.

Vive un día a la vez sin estrés de pensar lo que vas a comer mañana. Hoy desayuna sano, come sano y cena sano… y mañana será otro día para volverlo a intentar y tratar de vivir saludablemente.